Vaca Muerta: el ajuste de Macri y la traición a Paolo Rocca

Feb 11, 2019 | Sociedad |

En las últimas semanas, la piedra angular de la energía argentina no paró de dar malas noticias: ajuste, suspensiones y conflictos judiciales en puerta son las consecuencias de la desidia de Cambiemos en los últimos tres años.
Fuente EL DESTAPE WEB – Rodrigo Núñez

La misión del FMI que llegará mañana al país estará muy complacida por el proceso de desguace que inició el gobierno de Mauricio Macri en el yacimiento de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta. Es que en las últimas semanas, la piedra angular de la energía argentina no paró de dar malas noticias: ajuste, suspensiones y conflictos judiciales en puerta son las consecuencias de la desidia de Cambiemos en los últimos tres años.

Hace algunos días, la secretaría de Energía, conducida por Gustavo Lopetegui, le comunicó a las petroleras que producen gas en el yacimiento hidrocarburífero que acotarán los subsidios que se pagan para promocionar esa actividad y que no habrá proyectos adicionales a los ya aprobados.

De momento, son ocho proyectos autorizados, de 16 presentados. Los mismos están en manos de Tecpetrol (la petrolera de Techint), YPF, CGC, Total, PAE, Wintershall, GyP y Capex.

Los repentinos cambios que impuso Cambiemos no representaron ninguna novedad. En las últimas reuniones entre el ministerio de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, y el FMI, el organismo internacional exigió el recorte que finalmente concretó el Ejecutivo.

Respecto a los lineamientos de Macri en el yacimiento, el diputado nacional y candidato a vicegobernador de Neuquén, Darío Martínez, aseguró a El Destape: “Macri ha improvisado con la política energética y eso asusta por el presente y el futuro de Neuquén y todo el país”. En ese sentido, agregó que “Cambiemos paró Vaca Muerta durante 1 año y medio, mientras los trabajadores perdieron derechos”.

“Las políticas deberían ser las que marcó Cristina Kirchner en 2014 y 2015. La energía no es una canilla, que se abre después de cortarla. Es un proceso productivo que requiere planificación, y el cómo se lleve a cabo tiene consecuencias”, explicó Martínez.

LOS TRABAJADORES, EN ALERTA

Tras los anuncios de ajuste, Tecpetrol anunció la suspensión de 300 trabajadores en la zona. Además, bajará tres de los cuatro equipos de producción que actualmente trabajan en el yacimiento Fortín de Piedra, en territorio neuquino. La firma ya le informó a la Bolsa de Valores que dejará de recibir $ 5.600 millones por la producción que inyectó el año pasado.

Por esta razón, el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa se declaró en estado de movilización al tiempo que exigirá una audiencia con Mauricio Macri para que no se frenen los subsidios a la producción. En diálogo con El Destape, el secretario general del gremio, Guillermo Pereyra, señaló que “se está a la espera de lo que suceda y están los recursos para actuar en caso de que los despidos se efectúen”. Y sumó: “Hasta el día de hoy no habíamos perdido ni media jornada de trabajo y lo que pase en Vaca Muerta dependerá del gobierno provincial y nacional”.

JUICIO EN PUERTA

Además de la discontinuidad de gran parte de la actividad, el holding conducido por Paolo Rocca presentó ante el Poder Ejecutivo una solicitud de impugnación de la modificación que anunció la Secretaría de Energía.

“La sociedad ha presentado en el día de la fecha Recursos Jerárquicos -así se denomina al pedido de impugnación- contra las resoluciones de la Secretaría de Energía que liquidaron las compensaciones previstas en la resolución 46/2017”, indicó el presidente de Tecpetrol, Carlos Ormachea, en una nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

En la misma presentación, Ormachea precisó que el pedido de impugnación se hizo “por considerar esencialmente que tales liquidaciones constituyen una clara violación del artículo 17 de la Constitución Nacional, al afectar derechos adquiridos de la sociedad que habían sido reconocidos por la propia conducta del Estado, sin perjuicio de otros defectos legales que los recursos explicitan”.

Desde el monstruo empresarial que representa Techint, no sólo percibieron un golpe a sus intereses económicos, sino también una traición que podría terminar con la relación con Macri. Es que hasta Rocca se puso a la cabeza de la estrategia política del Gobierno en la causa de las “fotocopias de los cuadernos”, que puso bajo un manto de duda el desarrollo de la obra pública durante el kirchnerismo.

Más allá de contradicciones en las declaraciones, tanto Rocca como el director corporativo de la empresa, Luis Betnaza, fueron procesados durante el desarrollo de la confusa investigación, de la cual forma parte el polémico fiscal Carlos Stornelli. Incluso se admitieron supuestos pagos de coimas millonarias en las indagatorias.

El apoyo político podría haber representado un costo muy alto, y puede serlo en el futuro. Meses después, el generarle pérdidas a la compañía por las directivas que dio el FMI no cayó para nada bien en Techint, que se prepara para una batalla judicial contra Macri.