Tenés un Centennial en tu hogar?

Sos una  mamá/papá Divina Divine de un Centennial?
Mi amiga Divina Divine Mery twittera, me comentó que tiene una hija adolescente, de 14 años con la que se sienta a charlar bastante, aunque a veces no es fácil la comunicación, entenderla. Me tiró la idea para un artículo al respecto. Sincronicidad yo ya andaba investigando el tema ya que ando lidiando con el propio y no es moco de pavo.
Hoy me senté en el teclado y mis manos de escritora, mediante la intervención del Universo, bailaron sin parar sobre las letras. Gracias amiga, todo suma a la hora de saber qué escribir.

Si no estás en tema paso a explicarte en primer lugar qué es un Centennial?????
Se los define como la generación nacida después de los Millennials (Generación Y). No hay un acuerdo “oficial” pero se dice que serían los que en el 2015 tienen entre 0-18 años, y hasta el 2014 se les denominaba solamente Generación Z.
Son la primera generación verdaderamente nacida en la era de la información. Son los que tuvieron su primer smartphone es de 9-10 años. (aprox).
No consideran Facebook como su principal plataforma, piensan que ya no es “cool”. Para ellos como un viejo que se calza unas zapatillas tipo Converse. Bué yo uso Converse, heredadas de mi hijo, son cómodas y cancheras, no lo voy a negar seré una pendevieja pero es lo que hay. 
Prefieren plataformas “creativas” como Instagram, todo el santo día selfie, fotito de lo que comen, emoticones , qué te voy a contar si seguramente lo ves a diario. Regularmente utilizan aplicaciones de mensajería efímeras o anónimas como Snapchat.
Viven con You Tube, no lo ven como una red social ni lo usan para comunicarse; pero invierten mucho tiempo consumiendo grandes cantidades de video. Esos youtuberos me tienen hastiada, puede haber uno que otro que transmite algo útil, pero al adolescente se le pega esa onda y hablan con acentos raros, sintiéndose identificados, un espanto.
No es que van a cambiar el mundo… ya lo están cambiando: El acceso a la información y la facilidad de recibir y compartir ideas hacen que está generación lleve sus ideas y su determinación a la realidad. Existen ya líderes adolescentes de alcance mundial; vieron eso es lo que afirmé, digo, mejor se ponen a estudiar.
Estos chicos pierden el interés rápidamente, valoran su privacidad y viven en la inmediatez,onda Carpe Diem, que no lo veo como una actitud negativa, pero tampoco “Viva la Pepa” como decía mi nona. 

Qué podemos hacer para convivir y educar a estos seres extraños de la mejor manera, los especialistas dicen :
Hay que promover su libertad, que solitos se enfrenten a los retos que les surjan en el camino; como un hacéte cargo chabón/a. Pero sin dejar de guiarlos, muy simple y fácil de aplicar en la convivencia diaria, ja ja.
Hay que ayudarlos a “enfocar”, digamos que descubrir qué merda los apasiona, si es que lográs desentrañarlo dentro del vericueto de sus mentes, de ser así ayudarlos a desarrollar “eso”.
Amplía sus círculos sociales. El uso de redes sociales debe ser supervisado, tendrás que convertite en un vigilante constante, un policía o detective, con disimulo, porque te aseguro que se ofenden si sienten que estás invadiendo su intimidad. Sacarlos de la pantalla, ergo celu, para que tengan contacto con sus pares de cuerpito presente, quizás necesites empujarlos con una topadora.
Otra de sus carecterísticas es que son autodidactas, un punto a su favor, aconsejan que hay que estimularlos.
Plan A: sería bueno que pudieras, por ejemplo encajarle un libro entre las manos, misión cuasi imposible me parece. Aprovechá cuando se le agotó la batería del celu y andan girando por la casa cual trompo sin saber qué hacer a falta de la prolongación de su mano.
Plan B: sino lograrlo mediante alguna aplicación, ahí ya se sienten más cómodos y en onda, todo esto con el fin de guiarlos hacia la cultura, la moral y las buenas costumbres (en este caso tendrás que investigar al respecto), como nos educaron a nosotros/as. 

El último consejo sería promover su autoestima, en mi caso, mi hijo no lo precisa, tiene el ego y un narcisismo bastante desarrollados; lástima que yo no he sido así de adolescente, padecía el eterno problemita de autoestima baja, mucha terapia para deshacerme del traumita en cuestión. No olvides que jamás de los jamáses hagas comparaciones, con respecto a otros. hay que destacar sus aciertos, no su mal comportamiento, si lo lográs pasáme el método, sinceramente dan ganas a veces de darle un pequeño cachetazo; obvio sería violencia y te podría denunciar el menor. Al mío ya le dije que lo acompaño a la comisaría.

En definitiva, la tarea no es fácil y nuestros Centennials son afortunados al poder insertarse mejor en este mundo tecnológico, que corre demasiado de prisa y que en muchas casos no comprendemos. Son distintos, a veces incomprensibles, armáte de paciencia disfrutálo y amálo tal como es, que crece a la velocidad de la luz. Después andamos llorando cuando se van, anclados en el síndrome del nido vacío.

Vieron, la vida es bella con Centennials y todo.

Por: Bea Panasiti