Los tres obstáculos que deberá superar el dólar en septiembre para no volver a $40

A pesar de que la divisa norteamericana bajó durante las últimas tres ruedas, factores internos y externos podrían desencadenar una nueva subida

A diferencia de mediados de agosto, cuando hubo un leve descanso para la suba del dólar y llegó a bajar por debajo de $ 29, esta vez hubo cautela en el Gobierno. Saben que las tres últimas ruedas de caída de la divisa se deben, además de a la astucia del titular del Banco Central, Luis Caputo, a que la plaza está absolutamente seca de pesos.

Es como si hubieran encerrado al dólar en una cárcel de alta seguridad para que no se fugue. Los guardianes de esa prisión son las tasas en dólares cercanas a 7% mensual para las Letras de corto plazo, de 4% mensual para las nominadas en pesos, caída del salario real para que el consumo no estimule la suba de precios y ajuste de tarifas más acelerado para bajar los subsidios.

Pero afuera del muro están los peligros. Las tres pruebas que deberá aprobar el dólar para que los inversores y ahorristas no vuelvan a demandarlo son:

-Licitación de Letras del Tesoro de esta semana.
-Licitación de Lebac el 18 de setiembre
-Suba de las tasas de interés en Estados Unidos, el 26 de setiembre.

En este sector se puede ubicar el temor de que la inflación de agosto se acerque a 5% y que ese porcentaje se proyecte sobre septiembre. La inflación asusta y aumenta la demanda de dólares. Otro rol preponderante lo jugará la aprobación del presupuesto 2019 en tiempo y forma. Acá están desarrolladas las medidas de ajuste que se comprometieron con el FMI. Nadie sabe cuándo y cómo saldrá aprobado.

Las “grandes manos” están muy sensibles porque se sienten traicionadas. Fueron convocados para un blanqueo y respondieron. Ahora, quedaron prisioneros de los cambios de las reglas de juego, algo que parecía haberse terminado con el Gobierno de cambiemos.

Los que blanquearon bienes en el exterior, ahora pasarán a tributar 1% por el impuesto de Bienes Personales. Les subieron 0,25 puntos el gravamen.

Lo mismo le sucedió al agro con las retenciones. Pero ellos tienen el sedante que significa el dólar con un alza de 106% en 8 meses.

La otra incógnita es: ¿Se encontraría cómodo el Banco Central con un dólar por debajo de $ 37? El atraso cambiario está presente en la memoria de todos. Hoy el mercado instaló en su inconsciente un dólar de $ 40. Los exportadores, que ahora tendrán una retención adicional de $ 4 por dólar, seguro que no están cómodos con un tipo de cambio por debajo de esos niveles.

Los más optimistas dicen que entraron en esta semana fondos de inversiones del exterior para aprovechar los precios de liquidación de bonos y acciones. En el mercado real nadie tuvo noticias de esos fondos. De hecho, no se vio un incremento en el monto de negocios de dólares del mercado mayorista y la suba de la Bolsa fue el “rebote del gato muerto”, como se denomina en la jerga de “La City” al aumento que sobreviene a un gran derrumbe. La euforia duró dos días y el viernes hubo toma de ganancias con una caída del volumen de negocios de 30%.

La recuperación del riesgo país, no fue tan importante como la baja del billete norteamericano. El riesgo volvió a los niveles de fines de agosto, es decir que el billete norteamericano cayó algo más que los bonos, pero no tanto. El país todavía debe bajar casi 300 puntos el riesgo para poder acceder al mercado internacional de la deuda. Las paridades de los bonos llegaron a subir hasta 96% pero luego cerraron en 95. Fue todo lo que dieron. Con el riesgo a 725 puntos, la tasa que la Argentina debería pagar para tomar deuda a 10 años, es de 10,15%.

Pero como la orden es sostener al peso a cualquier costo en la licitación de Letes a 196 días que comienza el martes, se dio la orden de pagar 7% anual. Esta tasa está entre las más altas del mundo en dólares. Turquía a 10 años paga 8,13%.

La nueva tasa de Letes más que duplica a la que se pagaba cuando nacieron estos títulos en 2017 y se hablaba de los “brotes verdes”.

El tema es que esta semana vencen casi USD 900 millones y quieren que se renueve la mayor cantidad posible. Como se pueden adquirir en pesos al precio del dólar mayorista, es la posibilidad de comprar dólares más baratos a cambio de tener el dinero inmovilizado por seis meses y medio.

Solucionado este tema, deberán hacer frente a otro vencimiento similar a fin de mes. Habrá que ver si el acuerdo con el FMI está firmado y pueden pagar menos de 7% anual.

Aparte de las Letes en pesos y dólares, el 19 de septiembre deberán afrontar los vencimientos de Lebac que suman $ 300 mil millones de acuerdo a las proyecciones de Mercado Abierto Electrónico (MAE).

La liberación de moneda local obligará a encender la aspiradora de pesos del Banco Central para que no se vayan a dólares.

Y por si fuera poco, aunque todo saliera bien, hay problemas importados. El 25 y 26 de setiembre se reúne el Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos. El 96% de los operadores de Wall Street está convencido que en esa reunión subirá la tasa de interés norteamericana. El alza impactará directamente en los países emergentes.

Así, comienza una semana donde el mercado financiero se parecerá a una carrera con obstáculos.

Fuente: Infobae – Por