La Uocra prevé tener mil desocupados para fin de año

Hace unos días, el intendente Ricardo Sastre firmó un acuerdo con la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) y la empresa Genneia para que, ante el final de la obra de los molinos eólicos, se pueda mantener por un par de meses un subsidio de diez mil pesos para cada obrero.

Sin embargo, desde el sindicato avizoran un fin de año complicado y el secretario de Organización, Javier Moya, estimó que para diciembre serán cerca de mil los desocupados en el sector de la construcción: “Este acuerdo es para paliar un poco la situación que se nos viene porque va a haber un gran bache entre las obras que se terminan ahora y no sabemos cuándo van a arrancar los nuevos molinos, así que vamos a un panorama bastante complicado para fin de año y los primeros meses de 2019”.

Respecto al proyecto de los molinos de Aluar, Moya explicó que a fin de mes comenzarían las primeras bajas debido a que “se termina la línea de transmisión de alta tensión y calculamos que los primeros días de octubre empezarán las bajas y ya hemos acordado de palabra hacer un acuerdo parecido al que se firmó ayer”.

EL COMIENZO
Al pasar a primera hora de la mañana por la sede de la Uocra de la calle Paulina Escardó, es notoria la falta de trabajo ya que todos los días se puede observar a una gran cantidad de obreros esperando por algún puesto laboral: “Este es el comienzo del gran declive que vamos a tener de trabajo, todos los días tenemos entre 80 y 140 personas en la puerta esperando por un puesto laboral, más allá de que hay más de 500 anotados en la bolsa de trabajo. En la actualidad, en los parques eólicos hay alrededor de 650 personas trabajando que irán perdiendo su puesto laboral e acá a fin de año y otra parte lo va a perder en los primeros meses de 2019”, dijo el dirigente gremial.

MAL CONTEXTO
Al finalizar estas dos importantes obras de los parques eólicos, pareciera que la única salida sería un proyecto de características similares, pero Javier Moya expresó que “lamentablemente, el contexto nacional paró la actividad que había con los molinos.
Hace 25 días fuimos al llenado de la última base de los molinos de Genneia donde nos felicitaban por haber terminado la obra en tiempo y forma, pero nos manifestaron que, con este contexto, es difícil conseguir financiamiento y eso va a atrasar el inicio de los otros parques, además de que la transmisión de alta tensión está en su límite y eso es un cuello de botella para los otros proyectos”.

NO ALCANZA
Actualmente, desde el gobierno nacional se están ejecutando tres obras de magnitud como la Doble Trocha, que emplea a alrededor de 35 personas de Madryn y Trelew; la refacción del muelle Almirante Storni con 135 y la ampliación del Piedrabuena donde trabajan 65 personas.

Esto significa que, entre las tres obras no alcanza ni la mitad de los trabajadores que están en los parques eólicos: “La obra del muelle Storni está próxima a terminarse, la del Piedrabuena también y la Doble Trocha tiene un inicio muy leve porque no están recibiendo los pagos en tiempo y forma. A esta altura deberían tener más de 60 personas tomadas y no llegamos ni a la mitad”.

En este contexto Moya demostró su preocupación debido a que “en los presupuestos no se ve que haya grandes obras, estamos teniendo algunas charlas con el gobierno provincial para reactivar algunas que están paradas, pero no vamos a tener cobertura para toda la gente que va a quedar cesante”.

PROYECTOS FRENADOS
Por último, respecto a las obras más pequeñas dentro de la ciudad, como la construcción de edificios, el panorama tampoco es alentador: “Lo que es construcción de edificios ha tenido una merma, la parte privada también ha sufrido este cimbronazo del dólar y la inflación.

Después de muchos años, ver proyectos privados frenados por falta de financiamiento nos asusta, no habíamos visto algo así en los últimos 10 ó 15 años”, cerró Javier Moya, secretario de Organización de la Uocra.

Fuente: Por REDACCIÓN CHUBUT