ARA San Juan: Aseguran que fue hundido por un misil y denuncian a Macri

Mar 15, 2019 | Politíca |

El ingeniero naval Jorge Oscar Bojanic aseguró ante la fiscalía de Jorge Di Lello que el submarino habría sido víctima del impacto de “una mina antisubmarina o un misil antibuque”. Asegura que Macri dio la orden de espiar a una zona de combate por sugerencia de Aranguren

El ingeniero naval Jorge Oscar Bojanic denunció ante la fiscalía de Jorge Di Lello que el submarino ARA San Juan fue enviado a “espiar a una zona de combate”, motivo por el cual fue interceptado por “una mina antisubmarina o un misil antibuque” que causó su naufragio.

Según Bojanic, la expedición del San Juan se dio en el marco de un “proyecto ultrasecreto de la zona de 75.000 km cuadrados costa afuera como un negocio privado que quiere controlar el gobierno”, y responsabilizó al Presidente, al afirmar: “sólo una persona podía dar esa orden, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente de la República, ingeniero Mauricio Macri, y fue realizada por sugerencia de su ministro de energía, Juan José Aranguren”.

“La calota del Ara San Juan está construida de un acero HY80 de 35 mm de espesor, eso resiste un cañonazo de un tanque de guerra calibre 88. En una de las fotos que dejó trascender la jueza de la causa se observa que la calota está totalmente destruida. Para lograr ese nivel de destrucción se necesitan 300 kilos de TNT y es imposible que por la explosión de hidrógeno o la implosión por la profundidad se obtenga tamaña destrucción. Lo único que pudo haber destruido esto es una mina antisubmarina o un misil antibuque”, declaró el ingeniero.

En su relato, el perito asegura que en una de las fotos que trascendieron de los restos de la nave “junto a la hélice, a su izquierda, se observa una especie de cuerno. Ese cuerno es el booster de un misil antibuque. El booster es el propulsor que utilizan los misiles. El misil se llama Hsiung Feng, de origen taiwanés, las empresas de seguridad utilizan armas taiwanesas porque no son rastreables”.

El perito explicó además que el submarino estaba espiando una zona que denominó “Ballena Viva”, un territorio de 75 mil kilómetros cuadrados con una profundidad de entre 50 y 120 metros situado a 500 kilómetros costa afuera. “Esta zona son aguas internacionales, tiene grandes riquezas naturales: reservas petroleras 7,5 veces más grandes que en Vaca Muerta, grandes reservas de gas natural, con profundidad de 50 metros se pueden poner generadores eólicos. Además, se encuentra el mayor banco de peces de todo el mundo”, agregó.

Además, Bojanic apuntó contra la jueza del caso por sus “injustificables demoras” y aseguró que “Aranguren sabe que hay 25 empresas petroleras trabajando en la zona. Esa zona se ha convertido en un teatro de operaciones militares privadas donde actúan las empresas Moran, Wagner, EUELEN, Academi, Black Water”.