Investigan supuesto abuso cometido por un sacerdote

El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel angel D’Annibale, se reunió en Ushuaia con el joven que le presentó en el mes de mayo de 2016 una denuncia sobre un posible delito de abuso sexual cometido por el presbítero Daniel Omar Acevedo, cuando el citado joven era menor de edad.El motivo de la reunión fue comunicarle al joven que la Congregación para la Doctrina de la Fe, con sede en el Vaticano, autorizó al obispo a celebrar un Proceso Administrativo Penal, conforme al canon 1720 del Código
 de Derecho Canónico de la Iglesia Católica.
 
La autorización se ha concedido a partir del estudio de las actas de la Investigación Preliminar que fueron elevadas a la citada Congregación en el mes de octubre de 2016.
 
Para la Instrucción del Proceso, el obispo designó al sacerdote doctor Alejandro Sánchez, vicario judicial y presidente del Tribunal Interdiocesano “F” de Neuquén.
 
En el mes de noviembre de 2016 el joven presentó la misma denuncia en la Comisaría de Familia y Minoridad de la ciudad de Ushuaia, la cual sigue su curso en el ámbito de la Justicia Penal.
 
Acevedo continúa con la medida cautelar de no ejercer el ministerio sacerdotal mientras se desarrollen los procesos canónicos eclesiásticos y de la justicia penal.
 
“El obispo manifiesta su rechazo a todo tipo de abuso cometido contra menores de edad y pide oraciones a la comunidad para acompañar a todos los involucrados en esta dolorosa situación”, se indicó en un comunicado de prensa.
 
LA POLÉMICA
 
El obispo D’Annibale debió tomar una medida similar con el presbítero Cristian Vázquez, de 36 años, también denunciado en los tribunales de Río Grande e investigado por un supuesto abuso sexual perpetrado contra una adolescente.
 
La demora en la investigación motivó que otro sacerdote de la diócesis, Aldo Moschetta, realizara declaraciones públicas en las que le apuntó a la Justicia y a la propia Iglesia por no avanzar en el esclarecimiento del caso. El cura Vázquez fue acusado en noviembre de 2016 de haber manoseado en dos ocasiones, y finalmente de haber violado, a una menor que acudía a la parroquia Virgen del Carmen de Río Grande.
 
La madre de la menor expuso que los hechos habrían sucedido a fines de 2012, pero que la joven sólo pudo contarlos el año pasado (cuando tenía 17 años) luego de haber atravesado una crisis a causa de haber visto nuevamente al sacerdote, quien había sido trasladado por otros motivos a la provincia de Santa Cruz.
 
A raíz de la denuncia, el obispo de la diócesis de Río Gallegos le quitó al acusado “el ejercicio público del ministerio hasta que se esclarezcan los hechos” y le pidió que se “ponga a disposición de la Justicia” e inició “el proceso canónico que la iglesia realiza en estos casos”, según se consignó en ese momento a través de un comunicado oficial.
 
Sin embargo, la causa judicial en manos del juez de instrucción Andrés Leonelli y del fiscal Eduardo Tepedino no tuvo avances significativos y Vázquez todavía no fue llamado a prestar declaración indagatoria, publicó Télam.
 
La demora en la investigación motivó que otro sacerdote de la diócesis, Aldo Moschetta, realizara declaraciones públicas en la que le apuntó a la Justicia y a la propia Iglesia por no avanzar en el esclarecimiento del caso.
 
Moschetta, quien ahora se desempeña en Ushuaia, fue el cura al que acudió la madre de la menor supuestamente abusada para contarle lo ocurrido, y quien la aconsejó para que realizara las denuncias en noviembre pasado.
 
El sacerdote cuestionó primero al obispo, por no haberlo designado como responsable de la investigación interna de la Iglesia, “siendo el único especialista en derecho canónico de la jurisdicción y atendiendo a un pedido que le hizo el propio acusado”.
 
“Me sonó extraño que (el obispo) haya accedido a esa petición. Debo respetarlo porque es la autoridad máxima y puede designar a quien quiera, pero llama la atención”, dijo Moschetta en declaraciones a la prensa fueguina.
 
Además, acusó al fiscal Tepedino de haber impedido su declaración testimonial en la causa bajo la sospecha de estar actuando en combinación con la madre de la menor abusada.
 
“Me extraña mucho que actores de la Justicia secular estén actuando y diciendo algunas cosas que para mí son graves. El fiscal Tepedino dijo eso y a mí nunca me han citado a pesar de que me propuso la parte querellante. Sería interesante que me llamen. Yo necesito que el fiscal me diga eso adelante de la madre”, expresó Mochetta. Fuente: La Opinión Austral

Espacio Publicitario

Mapa del Lugar

Articulos relacionados

RADIOS